Videos de skate, el VHS y la Internet



Videos de skate, el VHS y la Internet

Si uno quisiera, se podría pasar toda la tarde viendo videos y clips de skate, sin repetir ninguno. La cantidad de material que se encuentra online es impresionante. Desde videos de larga duración, tours, resúmenes de campeonatos, detrás de cámara o simplemente algún truco destacado que suben diferentes sitios. Con internet como parte fundamental del día a día de muchos, incluso las competencias se pueden ver en vivo. Cómo cambian las cosas.

Antes los videos eran todo un acontecimiento (aunque muchos los siguen siendo). Mostraban qué era lo nuevo en el skate y hasta dónde se empujaban los “límites”. Pero no era solo verlos, sino que lo más complicado era conseguirlos. Cuando uno era más chico, no manejaba plata como para poder adquirirlos, por lo que comprarlos ni siquiera era una opción, ya que conseguirse chauchas para una tablita, usada o nueva, era lo principal. Haber visto el Flip Sorry en VHS (pirata, por supuesto) fue todo un acontecimiento, y lo siguió siendo por mucho tiempo, ya que lo veía una y otra vez antes de patinar.

Por ahí se explica en parte que videos como Stay Gold o Mind Field, por nombrar los más recientes, hayan sido tan exitosos. Al ser de larga duración, algo te recuerdan a sus antecesores. Ambos videos fueron muy esperados, y verlos, en lo personal, fue un verdadero hito. Los team, la calidad y el hecho de verlos patinar en el mismo video, generan algo especial. Se agradece un material de larga duración de vez en cuando, en vez sacar solo partes individuales, las que son increíbles de todas maneras.

Algo de eso se ha perdido un poco, la capacidad de asombro. Uno ve tantos videos y clips, que es difícil que uno destaque por sobre otro. Está tan alto el nivel hoy en día, que no es fácil tener un “favorito”.

Pero tampoco hay que morder la mano que da de comer, ya que si no fuera por todo ese material disponible, algunas tardes serían más aburridas, la pega menos llevadera y definitivamente el progreso para muchos no sería el mismo, ya que el skate se aprende viendo (en persona o en video) y haciendo. A menos que seas del tipo Rodney Mullen y hayas inventado varios de los trucos clásicos de hoy. Por otro lado, el constante uso de la web para dar a conocer material y clips de marcas nacionales ha contribuido a su desarrollo y mantenerse vigentes, potenciando la escena chilena.

Con los amigos del barrio con los que comencé a andar teníamos un nivel bien parejo. No había nadie que destacara entre los demás como para aprender de él y el progreso era lento, pero no menos entretenido. Si salías a las calles, no necesariamente te encontrabas con algún pro que haya estado haciendo cosas que no habías visto antes. La diferencia con hoy es que vas a cualquier skatepark y siempre ves a skaters con muy buen nivel. Los videos y clips permiten eso. Alguien que da sus primeros pasos en la tabla puede meterse a internet y ver una inmensa cantidad de trucos, fijarse cómo se hacen o simplemente saber que existen. Eso ayuda mucho.

Sea como sea, los cambios en el skate son inevitables. En los 60’ era de tal manera, en los 70’ de otra, cambió en los 80’, luego en los 90’ y ahora en el nuevo siglo es bien diferente. Probablemente muchos piensan que cuando ellos comenzaron, era la mejor época, o la más “auténtica”. Pero por muchos cambios que hayan, gusten o no, la actividad sigue centrada y dependiendo de quién la practica y de lo que hace y cómo lo hace. Puede que hoy en día la patineta sea más visible que antes o incluso más popular para ojos ajenos, pero la amistad en la tabla, el progreso, la superación personal, la libertad en todo sentido, el disfrutar sin pensar en nada más y el estilo de vida, siguen y deben mantenerse presente. Mientras eso no cambie, todo bien.

por Anibal Casanueva