Skate y cárcel: Antwuan Dixon

skate y carcel antwuan dixon patineta portada

Andar en skate es y siempre ha sido ilegal. Desde los adolescentes que invadían casas para andar las piscinas, hasta hoy cuando se patina en la calle «dañando» propiedad privada o pública. Y eso diferencia al skate de un deporte, por más skateparks que se construyan. Aún así, no han habido personas cumpliendo grandes penas de cárcel sólo por andar, sino que por conductas que se dan en una actividad, quizás la única junto a la música, en que las drogas, el alcohol y otras pillerías, además de ser en gran medida permitidas, pueden ser un beneficio para el negocio, siendo el skate un nicho donde puede entrar todo aquel que probablemente no tendría una oportunidad en otra parte. Pero cuando se llega a a las rejas salen todos perdiendo, el que se va preso más que nadie, pero también todos aquellos a los que les gusta el skate.

Antwuan Dixon fue la sorpresa del Baker 3. Con fluidez, facilidad y estilo se hizo un nombre en un sólo día el perla. De apoco su reputación se fue agrandando gracias a los problemas de paso, masificados por el hecho de que cualquier pelagato puede grabar una pelea y subirla a YouTube, aliñados con varios encuentros con la policía (tiene un «fuck cops tatuado en su cabeza).



Finalmente cayó preso mientras estaba con una «joint suspension», la que básicamente es una última oportunidad de portarse bien para evitar la cárcel. Según dijo en una entrevista desde la cárcel realizada por sus jefes, Andrew Reynolds y Erik Ellington, y publicada en la revista Thrasher, al estar comprando en un minimarket, tuvo una discusión con una persona que habría realizado comentarios racistas contra él. Y, como era de esperarse, no reaccionó bien y destrozó parte del auto del sujeto con su skate. El problema fue que en su interior había un niño, por lo que fue acusado por agresión y poner en peligro a un menor. Estuvo más de 1 año preso. En la entrevista dijo que quería aprovechar una segunda oportunidad en todo y volver a ser un skater profesional. Por talento puede.

Luego de cumplir su pena salió libre hace algunos meses. De apoco aparecen clips suyos patinando, y aunque sea poco, es un agrado ver esos nollie heelflip. Al parecer esta dando un giro y pronto (ojalá) podríamos ver una parte de él o los pro model de sus tablas de vuelta. Porque haga lo que haga, el skate en sí pica más que la mala fama.