Baker: La Historia del skate y la botella

Baker--La-Historia-del-skate-y-la-botella-portada

«Llegamos a California y vimos lo que (Chad) Muska y Tom (Penny) hacían. Y pensamos: ¡Mierda! Sólo fumas pito, tomas y patinas todo el día. Así que hicimos eso y luego todos hicimos eso. Todos estábamos en lo mismo, patinábamos y nos volábamos (‘get baked’). Y eso es Baker, ‘baked’ todo el día y patinar«, cuenta Andrew Reynolds sobre el inicio de Baker Skateboards. A pesar del notorio papel de las drogas y el alcohol en el skate, para bien o para mal, nadie supo sacarle tanto provecho como Baker al combinar talento, estilo, autodestrucción y honestidad. «Hemos estado en el negocio por más de 10 años haciendo exactamente lo que queramos, a veces bien, a veces mal. Seguiremos haciendo eso. Y si todo se desmorona, bien. Fue un buen viaje», dijo Reynolds hace algunos años.

Andrew Reynolds tenía 15 años cuando Tony Hawk lo llamó a su casa para que entrara a Birdhouse. Así de bueno era el cabro chico. Patinó, viajó, se fue a California y al poco tiempo supo que había algo especial en el grupo que patinaba (y carreteaba) todos los días. Así nació el video Baker Bootleg con toda la banda: Dustin Dollin, Andrew Reynolds, Jim Greco, Jeff Lenoce, Elissa Steamer, Erik Ellington, Heath Kirchart, Ali Boulala, Willy Santos, Tony Hawk y más. Un tiempo después salió el video Baker 2G, a la par con las tablas con el logo. El hueveo, el trago, las drogas, el mal ejemplo, la honestidad brutal y, sobretodo, el nivel de skate a pesar de la caña hicieron que la marca agarrara vuelo altiro. Pero, como suele ser, no todo fue bonito.

Baker1
                                                                                   Foto: Atiba Jefferson

En todos estos años riders han llegado y partido, dejó ir a Ishod Wair (SOTY 13′), Jamie Thomas amenazó con demandarlos, Gershon Mosley le sacó un diente de un combo por hablar tonteras, han habido rehabilitaciones varias y más. Pero lo más complicado fue la pelea, aún vigente en parte, con J. Strickland, el cerebro detrás de los videos, logo y ads de Baker , co-fundador junto a Reynolds y creador de la marcha hermana original, Bootleg Skateboards. Según Strickland, nunca se le reconoció su aporte a la imagen y estética de la marca, además de que ha acusado públicamente a Andrew Reynolds de traicionarlo y quedarse con Baker cuando se suponía que la propiedad iba a ser compartida. «Shane o Andrew, todo lo que tenían que hacer era disculparse, ser hombres, y podría olvidar toda la mierda. Si lo hiciera estaría todo bien. Pero no reconocerlo, ese es el problema. Nunca pasó y nunca pasará, porque creo que la realidad de la personalidad de Reynolds es que tiene que estar protegido y todos alrededor de él tienen que estar besándole el trasero«. Por su parte, consultado al respecto en una entrevista, Reynolds comentó que «no creo que sea el hecho de que fue desligado de Baker. Creo que es más un tema de personalidad en la que no puede dejar las cosas ir. Me parece que es el tipo de persona que si le faltas el respeto en algún lugar, puede que nunca vuelva a ese lugar. Todo lo que pasó fue hace 15 años, es una locura«.

 

baker3

 

Los tiempos y la gente cambia. Baker pasó del rap destructivo caído a la botella, luego al punk rock caído a la botella y drogas, para hoy ser un combinado de todo tipo de estilos que tiene como base al skate y lo que se hace con él. Y como la locura no puede durar para siempre, a excepción de Dustin Dollin, hoy en día Andrew Reynolds, Jim Greco, Shane Heyl, de los que aún se mantienen en el grupo, están rehabilitados porque la cosa se les fue de las manos. De hecho, el mayor arrepentimiento de Reynolds desde que creó Baker, es haber promovido las drogas, por lo que ya no hace ads, gráficas o videos con drogas, alcohol o marihuana en ellos, a menos que un rider se lo pida explícitamente. Lo que va en línea con su visión, que si bien es pro sobriedad, no la impone, porque como ex adicto dice saber que nadie puede obligar a otro a rehabilitarse, sino que cada uno sabe cuando ya es suficiente, limitándose sólo a dar el ejemplo.

 

Baker2

 

A pesar de lo grande que es Baker, mantiene una mentalidad poco acorde a los tiempos respecto al skate como industria, hasta cierto punto. No hay riders vip que viajan en primera clase y otros como puedan. Una vez Dustin Dollin, quizás uno de los mejores ganchos comerciales de Baker, pidió más dinero, pero Reynolds le dijo que todos ganan lo mismo en el team, incluso él, sin favoritismos. Respecto a su visión del skate como negocio, no se pierde: «Para mí es importante que las marcas sean manejadas por skaters. Porque si un tipo corporativo que no es skater, decide que esto ya no le está dando dinero, puede pararlo en cualquier momento. Pero un skater, que tiene a sus amigos involucrados, venderá la casa y el auto y dirá: ‘Sabes, voy a hacer que esto funcione, porque esta es mi gente’. Un hombre de negocios no va a pensar así. No es su gente, no le interesa. O quizás sí, no lo sé, pero ese es mi pensamiento. No me interesan las marcas deportivas para nada, no creo que se interesen por lo que hacemos. Pero ahora están ganado harta plata, así que les va a interesar«.

Fuentes:
– Jenkemmag.com
– Desilussion mag
– Active