Skate y cárcel: Jereme Rogers

skate-y-carcel-jereme-rogers-portada-patineta

A los 15 años Jereme Rogers cumplió el sueño del pibe: apareció en el video PJ Ladd’s Wonderful Horrible Life (2002) y agarró un espacio en Girl Skateboards y DVS Shoes. Extrovertido, bueno para el hueveo y con un estilo técnico impresionante, con el tiempo sumó más videos, publicidades, viajes, tours, reconocimientos y auspiciadores. Finalmente se pasó a Plan B Skateboards luego de alegar que Girl no le pagaba las regalías correspondientes por la venta de sus tablas; y en la cúspide de su carrera llegó a ganar 50 mil dólares al mes, de los cuales 12 mil provenían sólo de Red Bull. Pero un día de junio del 2009 Roger dejó todo atrás y anunció su retiro, el cual tomó por sorpresa a la industria y a los skaters alrededor del mundo, muchos de los cuales desataron su ira hacia él. Pero en el camino de uno de los skaters más polémicos del último tiempo, se cruzó la cárcel más peligrosa de Estados Unidos.


A los 16 años se dio el lujo de tener una full part en el Yeah Right de Girl Skateboards, y es fácil ver por qué.

Con la fama, cheques y las libertades que le entregó su carrera en el skate, Rogers se sumergió en las fiestas y travesuras, pero al mismo tiempo ganó campeonatos y produjo material de lujo, ya sea en videos o fotos. Sin embargo, luego de ser detenido en California por gritar desnudo desde el techo de su hogar bajo los efectos de hongos alucinógenos, anunció su retiro para dedicarse al rap, publicando una canción de despedida. Pero la jubilación le duró poco, porque en 2010 volvió al skate con su propia marca, Selfish Skateboards, para luego pregonar un estilo de vida pacifista basado en amar a todos los seres, leer y aprender lo que más pueda. Aunque todos sabemos que los viejos hábitos son difíciles de matar, y en el 2012 volvió a tener problemas con la ley al ser arrestado por desórdenes y posesión de marihuana en un hotel de Nueva York.

jereme-rogers-back-tail
Hay que tener huevos para tirar un back tail en baranda con los mismos colgando. Truco en el King Of The Road 2004.

Los problemas con la policía no le significaron a Rogers más que pasar unos días detenido, pero en 2014 la cosa se puso seria. Mientras se encontraba en un bar, se vio involucrado en una pelea que ocurrió en su mesa, de la que según él no fue el causante ni tampoco el protagonista, pero debido a su historial policial pasó 3 meses presos en Los Angeles County Jail, una de las más peligrosas de EEUU, antes de poder pagar la fianza. Ahí compartió celda los primeros días con Knox Gody, ex rider de Baker Skateboards, quien le dio uno que otro tip para navegar entre las rejas. En una entrevista con Transworld hace un tiempo, comentó que se sometió a las lógicas internas del lugar, agrupándose por raza y respetando los códigos. Sin embargo, el hecho de que fuera skater hizo que más de un guardia o recluso supiera quién era, lo que también le dio un respiro. También agregó que pudo superar la estadía con estabilidad y paz mental, y que a pesar de que fue una experiencia enriquecedora, no la repetiría jamás.


Otra parte en otro clásico: El DVS Skate More: Con Jamiroquai, rapero y bueno para el hueveo.

Jereme Rogers es tan talentoso, que el universo se alineó para que terminara su encierro el mismo día en que se celebraba el Go Skateboarding Day 2014 (Día Internacional del Skate). Si bien su marca Selfish armó un team, publicó ads y realizó videos, ya no tiene sitio web y se ha escuchado y visto poco el último tiempo. Aún así, el cabro sigue pateando, con el estilo técnico que lo caracteriza y deslumbrando con sus trucos, porque amado u odiado por la música que realiza, por lo que hace y/o lo que dice, la mejor forma de mantenerse vigente en el skate es andando en skate, y si el cabro puede hacer un switch tailside 270° flip out y switch front tailslide shuv a tailslide 270, nos queda Jereme Rogers para rato.

Fuentes:
– Transworld
– ESPN