Empecé a patinar a finales de los 90’s y desde entonces mucho ha cambiado…

 

Empecé a patinar a finales de los 90’s y desde entonces mucho ha cambiado lógicamente. En ese entonces ser llamado “posero” (aunque en mi ciudad, Osorno, era más utilizada la abreviación Poser; no creo haber nunca escuchado posero) era lo peor que te podían decir siendo skater. Daba lo mismo que te sacaran la madre, solo ser llamado poser era motivo de deshonra maxima.

En esos tiempos un posero era, básicamente, cualquier individuo con zapatillas de skate (nótese éS, Emerica, Vans o Adio. Nada de Nike SB, Adidas ni mucho menos NB). Pasó el tiempo y el “business” vió en el skate una jugo$a oportunidad, así nació el concepto “urbano” (casi tan detestable como el de “deporte extremo”) y de repente ser poser se convirtió en algo cool.

Junto con la masificación de internet también vino una avalancha de información y todo lo que esta conlleva para bien y para mal resultando, entre muchas otras cosas, en una evolución (¿?) de paradigmas.
Antes eras una basura poser, ahora eres un cool “hypebeast”.
¿Porqué todo este preámbulo?

Hypebeast, que también es una compañía, compró el 51% de Berrics (750k Dólares gringos para quienes gustan de estos detalles).
Todos somos adultos y la gran mayoría, probablemente el 99.9% de quienes leen esto, vivimos en un sistema capitalista que como bien sabemos quién manda es el sucio dinero.

Es fácil tildar de vendidos y pasados a caca a Berra y Koston (uno siendo groupie de la Scientología y el otro que le pegó flor de puñalada en la espalda a sus amigos de Lakai al pasarse a Nike) pero al final todos y cada uno de nosotros tenemos que parar la olla o no?

Si te gusta bien, si no simplemente haces lo único que le jode al sistema capitalista: No les compras.
En mi caso dejé de seguir a Berrics hace tiempo debido a que SB lo usaba como su cuenta personal y no hacía más que dar la lata (aparte de la movida gil de comprar una revista existente y cambiarle el nombre a “Berrics magazine” y esperar que los seguidores de la revista original no se dieran cuenta, bien pelotudos).

Podríamos pasar horas debatiendo el clásico Core VS Corp e invertir horas y horas respecto a como toda esta guerra se inició. Si me preguntan por los motivos de que el corp pudo infiltrarse en el mundo del skate de manera definitiva ya que en el 97 Nike falló miserablemente, miren donde está ahora, yo apuntaría los dardos de manera simple. Nike pudo “entrar gracias a Prod, Adidas por Busenitz y NB debido a Jamie Thomas principalmente (quizás podemos agregar a PJ como catalizador) pero esto es harina de otro costal.

Texto por: Ignacio Nuñez.